Skip to main content
Hombre limpiando el teclado

Cómo crear una aplicación:
cinco pasos para hacer realidad una gran idea

Tanto si es un desarrollador profesional como si simplemente tiene una idea viable pero no sabe programar, los primeros pasos que debe tomar para crear una aplicación que resuelva un problema empresarial son los mismos, y todos ellos están relacionados con la planificación, lo que le ayudará a ahorrar tiempo y gastos en el proceso. Comience a materializar sus ideas con estos cinco pasos.

Paso 1. Defina sus objetivos

Determine con claridad cuál es el propósito de la aplicación. Defina el objetivo empresarial, como el aumento de la productividad o la reducción de los gastos.

Preguntas que debe tener en cuenta:

  • ¿Qué quiere conseguir? ¿Qué problema va a resolver la aplicación? Piense qué es lo principal que la aplicación hará bien.
  • ¿Quiere crear una aplicación nativa para una plataforma o un dispositivo móvil específicos? ¿Va a ser una aplicación híbrida que funcione en diferentes plataformas?
  • Si va a crear una aplicación para la Web, ¿desea usar un enfoque flexible que garantice que el diseño, las fuentes y los gráficos se van a ver correctamente en diferentes dispositivos?
  • ¿Qué tipo de datos va a generar la aplicación? ¿Cómo deben visualizarse? ¿Qué va a hacer el público con esos datos?
  • ¿Qué origen de datos va a utilizar (por ejemplo, Common Data Service y SQL)? ¿Será necesario conectarse a varios orígenes de datos?

Sugerencia:

Investigue los aspectos normativos con los que podría toparse más adelante, cuando la aplicación esté lista. Por ejemplo, ¿su empresa tiene que cumplir normativas de seguridad, privacidad o cumplimiento? ¿Está sujeta a regulaciones gubernamentales o a requisitos de autenticación o autorización?

Paso 2. Haga un borrador de las características y funciones

Piense en el funcionamiento de la aplicación y en qué es lo que usted y los usuarios deben poder hacer en ella. Haga una lista de todas las funciones y características que se le ocurran. Establezca correspondencias con los casos de uso y vea el aspecto de su idea en un bloc de dibujo.

¿Qué características hacen que su aplicación sea única? ¿Qué puede dejar fuera? ¿Qué aspectos podrían generar retrasos al crear la aplicación? Diseñe una primera versión simplificada que incluya únicamente los aspectos más importantes. De ese modo, el proceso resultará más rápido y será más fácil identificar los cambios necesarios.

Sugerencia:

Si la aplicación puede funcionar sin conexión, no olvide incluir en la planificación bastantes características que funcionen sin conexión a Internet. Si quiere poder trabajar sin conexión, es posible que necesite otras funcionalidades para guardar y cargar los datos.

Paso 3. Analice las aplicaciones existentes

Investigue si existen soluciones que podrían ayudarle a lograr los mismos objetivos o a resolver problemas similares. Después, piense cómo puede mejorar esas aplicaciones o cómo puede basarse en ellas para afrontar los procesos empresariales.

Qué debe investigar:

  1. Las necesidades específicas de su empresa.
  • Hable con las personas con las que trabaja: investigue cómo están resolviendo o encarando un problema que podría solucionarse con la ayuda de la aplicación.
  1. ¿Alguien ha creado ya la aplicación que necesita?
  • Lea las reseñas de las aplicaciones disponibles: ¿qué le ha gustado a la gente y qué no? ¿Qué les falta a esas aplicaciones o cuáles son sus aciertos?
  • Vuelva a coger lápiz y papel, y mejore la aplicación en el borrador.
  1. ¿Es viable la aplicación? Investigue las restricciones de copyright y los posibles problemas técnicos.
  2. ¿La accesibilidad y la localización son factores que deben tenerse en cuenta?

Paso 4. Cree bocetos de prototipos

Un boceto es un guión gráfico del diseño de la aplicación, su funcionalidad y el flujo entre las pantallas. Este boceto le ayudará a que tanto usted como otros vean los resultados que se pretenden y servirá para poner de manifiesto los problemas antes de empezar con el proceso de creación. Puede realizar este boceto con lápiz y papel o con una herramienta o plantilla digital. Utilice un diseño sencillo y fácil de explorar.

Cree un boceto de una experiencia de usuario (UX) intuitiva.

La experiencia del usuario determina el flujo y la función de la aplicación; es decir, el modo en que los usuarios interactúan con ella. ¿Qué ocurre cuando se pulsa un botón? ¿Cómo se pasa de una pantalla a otra? ¿Cuántas pantallas serán necesarias para alcanzar cada objetivo? ¿En qué orden deben estar? Esboce un prototipo de la pantalla completa de cada tarea.

Cree un boceto de una interfaz de usuario (UI) que resulte atractiva.

Vea la apariencia que tendrá cada pantalla y cómo encajarán las funciones. Piense en el tipo de letra, los colores, los iconos y las pestañas para que todo tenga un aspecto uniforme. Pruebe diferentes diseños y tamaños con cada elemento visual. Dibuje diagramas o "máscaras" de cada pantalla.

Sugerencia:

Piense en otros elementos de diseño personalizados que puede incluir, como confirmaciones de las acciones de las pantallas emergentes o la posibilidad de mostrar u ocultar botones en función de los permisos de acceso o los permisos del usuario.

Paso 5. Pruebe los prototipos y retóquelos

Ha llegado el momento de poner a prueba el prototipo en el mundo real. Esto le ayudará a detectar si hay lugares donde el recorrido del usuario no fluye con facilidad.

Cree un prototipo interactivo.

  • Conecte pantallas y vincule acciones que simulen la experiencia de la aplicación.

Consiga evaluadores y hágales preguntas.

  • Al entrar en la aplicación, ¿resulta fácil acceder al menú principal?
  • ¿Se pueden identificar fácilmente todas las opciones de las tareas?
  • ¿Dónde resulta fácil e intuitiva la experiencia?
  • ¿Dónde se queda atascado?
  • ¿Ha tenido que retroceder a pantallas anteriores porque no estaba claro qué ruta debía seguir?
  • ¿Ha habido algún paso necesario que no estuviera o que no haya podido encontrar?
  • ¿Hay algún tipo de repetición o redundancia en la experiencia de la aplicación?

Sugerencia:

Espere hasta que las pruebas le confirmen que todo está bien antes de empezar con el desarrollo técnico de la aplicación.

Clasifique los comentarios, haga una lista de revisiones, corrija todo lo que sea necesario y pruebe otra vez los prototipos para ver si funcionan mejor. Repita ese proceso hasta que la aplicación fluya con facilidad.

Vaya aún más lejos

Una vez finalizada la planificación, podrá pasar a la etapa de creación, que comienza con la elección de herramientas. Programe usted mismo la aplicación o créela rápidamente utilizando una herramienta que apenas necesite código, como Microsoft Power Apps, con un diseño de arrastrar y colocar y componentes de IA predefinidos.